24/05/2017

La semana movida de Anna-Lea en Inglaterra

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Anna-Lea ha realizado un viaje de estudios en verano a Winchester, junto a su hermana. En este artículo nos relata su experiencia en Inglaterra sobre las clases en pequeños grupos, las emocionantes excursiones (incluyendo el espectáculo aéreo y de fuegos artificiales), y su primera visita a la metrópoli londinense.

Viajar en autobús a Gran Bretaña

Un viaje largo

Mi madre estaba buscando en internet un curso de idiomas para mi hermana y para mí, cuando encontró la página de International Projects. Yo siempre había querido realizar un curso de idiomas en el extranjero, por lo que la idea me pareció genial.
Juntos elegimos como destino Winchester.

Nuestro viaje comenzó en Würzburg. El autobús nos recogió puntual, y ya en el viaje de ida conocimos a mucha gente.

Llegada a Winchester

El casco antiguo de Winchester

Desde Calais en Francia cogimos el ferry a Inglaterra. Fue un viaje súper bonito y agradable porque podías subir a la cubierta y respirar aire fresco. La mayor parte de los chicos y chicas que iban en el autobús tenían como destino Bournemouth, lo cual fue un poco triste.

Un total de cinco estudiantes llegamos a Winchester, donde conocimos a nuestros supervisores que nos llevaron a conocer nuestras habitaciones en la residencia. Desde mi habitación había una vista preciosa.

La vida en el campus

Un montón de actividades recreativas.

El mismo día que llegamos, hicimos un tour por la ciudad y visitamos Winchester. La ciudad era pequeña pero muy bonita, y tenía muchas tiendas para poder ir de compras.

Para aquellos a los que no les gustan comprar ropa, también había un mercado con puestos muy interesantes, cafés y pequeñas tiendas muy curiosas.

Al principio éramos muchos jóvenes, pero como la gran mayoría ya llevaban allí dos semanas, ya habían realizado el día de tour. Así que al final nos quedamos un grupo pequeño de unos 20 estudiantes. Me pareció muy bueno porque así podría conocer mucho mejor a los estudiantes y formar un grupos más unido.

Durante la semana, por las tardes había muchas actividades diferentes en las que podíamos participar, como el tour por la ciudad, varios juegos de bienvenida, tarde de cine, yoga y curso de baile, tarde de trivial, y muchas más.

Siempre quedábamos en el IP Ocean, que era el espacio en el campus central con sofás, cojines, ping-pong, etc. Allí se estaba muy a gusto y podíamos escuchar música o hablar tranquilamente con nuestros amigos.

Unas clases de idioma diferentes en grupos pequeños

nuevos amigos en la playa

Con nuevos amigos en la playa

El lunes comenzamos con las clases. Hemos tenido que hacer una prueba de nivel con 60 preguntas diferentes. Al finalizar, los profesores corrigieron las pruebas muy rápido y dependiendo de los puntos obtenidos en el examen, los estudiantes fueron divididos en diferentes niveles.

Mi hermana y yo habíamos reservado un curso con mini-grupo, y en la clase éramos un total de cuatro estudiantes. Esta opción era muy positiva para nosotros ya que podíamos participar más en la clase. La gran ventaja era que los profesores eran nativos y siempre teníamos que hablar en inglés para comunicarnos. A medida que pasaba la semana íbamos dejando a un lado nuestros miedos a la hora de expresarnos y empezábamos a confiar más en nosotros mismos.

Los profesores eran muy agradables y las clases estaban diseñadas para motivar a los estudiantes con actividades muy dinámicas y divertidas. Siempre hablamos de temas muy entretenidos e interesantes como las costumbres y tradiciones en los países de habla inglesa, la moral, la música, el lenguaje corporal, los acentos, los festivales, y así sucesivamente.

Además los profesores siempre proyectan presentaciones en PowerPoint, vemos películas cortas, escribimos postales, investigamos en internet, hacemos diálogos e inventamos situaciones y juegos de rol que más tarde interpretamos para nuestros compañeros.

El resto de Inglaterra también es muy interesante

Espectáculo aéreo, malvaviscos y muchas más experiencias.

calle de Londres

yo fui a Londres

Durante la semana hicimos más excursiones y visitas. Fuimos en autobús a Southampton, donde había unas magníficas vistas al mar. También visitamos la hermosa ciudad de Bournemouth, donde bailamos el baile de IP dance en un parque, hicimos un pequeños descenso en tirolina y exploramos la ciudad en pequeños grupos.

En nuestra visita a Bournemouth también asistimos a un espectáculo aéreo. Además esa misma tarde estuvimos con los estudiantes que realizaban su curso de idiomas en la misma ciudad. Todos disfrutamos de la tarde alrededor de una hoguera comiendo esponjitas malvaviscos y viendo el espectáculo de fuegos artificiales.

Lo mejor para el final!

El último día del curso, fue el día más esperado para mí porque íbamos a visitar Londres. Yo nunca había estado antes en la capital británica y estaba muy emocionada de poder visitar la capital finalmente. Una vez allí hicimos una visita guiada y donde pudimos ver el Big Ben, varias iglesias, el London-Eye, el Buckhingham Palace y muchos otros lugares y monumentos importantes de la ciudad.

Disfrutar de Londres el último día fue una idea muy buena ya que pudimos ir a muchas tiendas de recuerdos y hacer algunas compras. Siempre voy a recordar mi experiencia y mi viaje de estudios en Inglaterra. Cada día ha sido diferente y estoy casi segura de que repetiré el año que viene.