14/09/2016

Beatriz y sus aventuras en Exeter

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

img-20160713-wa0017En su testimonio nos cuenta Beatriz de su viaje de idiomas a la cuidad estudiantil de Exeter que pasó muy bien. Durante su estancia en Inglaterra conocí a otros estudiantes que ahora son muy buenos amigos de ella. Lee sobre sus experiencias con los jóvenes internacionales, sus excursiones favoritas y descubre por qué el viaje era tan fantástico.

Una experiencia única

Creo que Exeter ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. No solo por el hecho de haber viajado a  otro país y conocer otra cultura y otro idioma, si no también por las personas que allí he conocido y por lo vivido en tan solo dos semanas junto a ellas.

La gran familia

Lo cierto esque al principio tenía algo de miedo, porque aunque no soy nada tímida, si que me daba cosa eso de que solo iba a poder comunicarme en inglés, pero en el momento en que conocí a la  gente que iba al mismo destino que yo, todas las dudas respecto a las dos próximas semanas se disiparon. Desde el primer momento formamos como una pequeña piña, todos teníamos las mismas inseguridades y a la vez las mismas ganas de vivir aquella pequeña aventura; y quien sabe, quizá fue eso lo que nos unió, pero terminamos siendo una gran familia.  Cuando digo gran familia, ya no solo habló de mí y unos pocos más, hablo de todos; alemanes, franceses, españoles, italianos … e incluido monitores … todos y cada uno de nosotros habíamos aportado y habíamos recibido algo de nuestros compañeros.

Desde mi punto de vista el mejor momento era la hora de la comida/cena, porque la mayoría coincidíamos a la misma hora y cada día podias cambiar de sitio, lo que es mejor ya que podíamos conocernos de manera más fácil.

img-20160714-wa0045Excursiones insuperables

Aunque la hora de la comida la disfrutaba, creo también que sin duda las excursiones que hice a “Dartmoor National Park“, a la ciudad de Exeter por las tardes, y especialmente a Londres fueron insuperales. Jamás hubiera imaginado que ver unas montañas de roca como en Dartmoor podía ser tan divertído . En cuanto llegamos allí empezamos a escalar por los pedruscos y a pesar de algún otroarañón, las vistas desde arriba merecían la pena.

El día en Londres

El viaje a Londres también fue una experiencia única. Primero hicimos una visita por los sitios más importantes de la ciudad y luego nos dejaron tiempo libre para que exploraramos la ciudad por nuestro propio pie. Lo que más me llamo la atención de Londres fue una pequeña plaza en la que había todo tipo de personas haciendo cada uno una cosa diferente, desde un señor haciendo pompas gigantes hasta  un grupo de baile callejero. Era alucinante la mezcla.

img-20160710-wa0026Un montón de actividades

El tiempo que pasábamos en la residencia tampoco se quedaba atrás. Todas las tardes teníamos un montón de actividades donde elegir, un día incluso hicimos tatuajes de henna, y aunque la mayoría de los que estábamos allí no esque fueramos unos artistas, se puede decir que nos hechamos unas buenas risas viendo nuestras obras maestras.

Por último quiero decir que aunque las clases a veces eran un poco aburrido, tampoco estaban tan mal porque en ellas fue donde conocí a la mayoría de mis mejores amigos en el campamento ya que hacíamos muchas actividades grupales.

Pero como dicen, todo lo bueno se acaba y esto acabó pronto, aunque aún asi siempre quedara ese pedacito de Exeter con nosotros.