20/05/2011

¿Es la primera vez que viajas solo al extranjero?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

amigosCada vez que pienso en mi primer viaje sin mis padres, no puedo evitarlo, una gran sonrisa ilumina mi rostro. Cómo olvidarlo, en ese entonces tenía 13 años y me fui por primera vez dos semanas a un campamento de verano en Inglaterra.

Mi mamá y yo elegimos juntas el destino. Para mí, era importante estar cerca del mar y de un lugar con un centro comercial, por supuesto, desde entonces me encantaba ir de compras. Por otro lado, a mi mamá le interesaba que yo tuviera una experiencia única e intensiva de aprendizaje. Ella no quería que yo fuera a una ciudad muy grande, ella deseaba más bien, que yo disfrutará las tardes junto con otros jóvenes de diferentes países, participando en un programa de ocio que ya estaba incluido en el precio.  Así que después de haber llegado a un acuerdo, decidimos finalmente poner manos a la obra.

El primer paso fue reservar mi viaje. Ya no recuerdo exactamente cuántos catálogos miramos, para poder optar por la mejor opción, sin embargo,  hoy en día, es mucho más fácil. Toda la información se encuentra en internet, donde además de poder ver todos los destinos, también se pueden consultar directamente las fechas y los precios. ¡Qué bien!

Y aunque generalmente todo viene muy bien explicado, a mi me habían quedado algunas dudas, por lo cual, no dude ni un momento en llamar por teléfono, qué mejor manera de aclararlo todo y tenerlo más claro, que con una simple llamada, además de que el trato es más personal. Pero si tú eres más tímido, también existe la posibilidad de enviar un e-mail con todas tus preguntas. Las personas que atienden por lo general son muy agradables y están encantadas de atenderte.

Cuando llamé, les comenté enseguida que yo no quería solo mejorar mi idioma; sino que también estaba interesada en realizar deportes o actividades especiales en Inglaterra. Así que me ofrecieron diferentes posibilidades como surf para principiantes en Bournemouth, aventuras al aire libre y excursiones en kayak en Exeter o un curso de porristas en Chichester, donde las clases eran impartidas por entrenadoras profesionales. Como desearía volver a tener nuevamente 13 años, y esta vez no lo pensaría dos veces, para hacer ese curso. Qué emocionante hubiera sido haber aprendido este impresionante deporte o baile atlético con porristas de verdad.

Vale y para ya no hacer la historia más larga, al fin me decidí y reserve mi viaje. Y así, comenzó la larga espera de lo que sería mi primera aventura en el extranjero.

Cómo recuerdo todavía, que mis padres tenían una gran preocupación por saber si su hija estaría suficientemente preparada para realizar un viaje sin ellos, supongo que les pasa a todos los padres. Pero para mí, no solo significaba un viaje más, sino una oportunidad de aprender a ser independiente y poder adaptarme a situaciones nuevas y diferentes.

Así que para demostrarle a tus padres que eres un hijo responsable, te recomendaría que te vayas informando con tiempo, de todo lo que necesitas para tu viaje, aquí te dejo esta infografía y una lista en que se menciona de forma general, lo que deberías echar en tu maleta, espero que te facilite un poco los preparativos de tu viaje.

Y finalmente después de haber hecho mi maleta y tenerlo todo listo para mi viaje, solo me faltaba una cosa para poder empezar finalmente mis vacaciones…. claro, tenía que llegar al destino….¡oh, no!…pero ¿cómo?, si hasta ahora todos los viajes los habían organizado mis padres, por lo que esto, por supuesto, era también algo nuevo para mí y siendo sincera me dio un poco de miedo.

Pero para que tú no empieces tus vacaciones con miedo,  alégrate pues por suerte hay vuelos acompañados con monitores. Ellos llevan a los estudiantes y de una manera responsable y segura se preocuparán de todos los detalles.

Así que ya está sólo te queda ponerte cómodo y relajarte para el comienzo de una nueva aventura!!!.