16/02/2017

¿Qué te ofrece un viaje de idiomas?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

¿Por qué deberías realmente considerar hacer un viaje de idiomas? ¿Qué te permite esto? Los viajes de idiomas siempre valen la pena.

Yo mismo he sido estudiante de idiomas en viajes de 2 semanas (en Roma, Siena y Bournemouth) y vivido durante más de un mes en el extranjero (Bretaña). En mi experiencia como supervisor de los cursos de idiomas (Biarritz) he vivido como los niños y jóvenes que realizaban la estancia, experimentaban más o menos lo mismo que yo. Incluso a día de hoy, puedo comprobar las experiencias de nuestros estudiantes mediante los comentarios que nos llegan después de haber finalizado su curso.

Mejora de la calidad del lenguaje

Durante los primeros días los estudiantes pueden tener una extraña sensación debido principalmente a la adaptación del entorno, ya que todo es nuevo, y teniendo en cuenta que el vehículo para interactuar es otro idioma, puede resultarles más o menos

difícil según el nivel de cada estudiante. Pero esa sensación no tarda demasiado en cambiar. El estudiante se acostumbra de manera rápida y se adapta fácilmente a la lengua en uso. Poco a poco empiezan a usar la lengua y aunque al principio cometen errores, tardan poco en darse cuenta que el objetivo principal es comunicarse y cometer errores forma parte del aprendizaje. Esta sensación los llena de orgullo y satisfacción, y de forma progresiva los empuja a querer saber más y practicar en un idioma extranjero.

Es precisamente ese nuestro objetivo principal: un viaje de estudios en el extranjero que reduzca de manera significativa la tensión y la ansiedad que experimentan los estudiantes de segundas lenguas, permitiendo de este modo que sus niveles de vergüenza a la exposición y práctica decrezcan. Lo que comienza siendo un salto a la práctica en la que se permiten errores, acaba convirtiéndose en una mejora significativa lingüísticamente que siempre va a mejor. Poco a poco los estudiantes van adquiriendo más vocabulario, modismos y construcciones gramaticales de los hablantes nativos. De este modo, su vocabulario y llegan a corregir sus propios errores. Por supuesto, los profesores juegan un papel fundamental en este proceso de aprendizaje.

Muchos de los estudiantes – y sus padres – pretenden que estos viajes de inmersión se conviertan en mejor opción de mejorar su calificación en el colegio. Podemos esperar una mejora de uno o dos puntos en las notas del colegio después de haber realizado un viaje de estudios de inmersión lingüística. Mediante, la inmersión lingüística descrita anteriormente, podemos ver de manera evolutiva un aumento en la motivación a la hora de poner en práctica las destrezas comunicativas. Este hecho es el principalmente el causante de la mejora en las calificaciones.

Los beneficios de las experiencias interculturales

A pesar de la importancia que le atribuimos al aprendizaje, no debemos olvidar que un viaje de idiomas implica más que el aprendizaje de la lengua en cuestión. El estudiante además de estudiar la lengua, conoce lugares nuevos, ciudades y paisajes, todo esto unido a una cultura diferente, serán los que se encarguen de abrir sus horizontes.

Los estudiantes descubren por sí mismos la cultura del país. De este modo, podrán ver las diferencias con respecto a la suya. Se puede apreciar que a algunos les resulta más difícil acostumbrarse que a otros. Esta situación es bastante normal debido a que todos llevamos con nosotros mismos demasiados clichés y esto puede perjudicarnos en cierto modo. Es por ello que es muy importante que los estudiantes estén en contacto con la gente del lugar que van a visitar y con su estilo de vida, de este modo experimentan una realidad fuera de prejuicios. Así adquieren un conocimiento importante que les ayuda a entender las diferencias con el país de acogida y la cultura de éste. En todo momento los estudiantes también tienen la oportunidad de preguntar cualquier tipo de duda que les surja acerca del país y la cultura a sus profesores.

Además, los estudiantes se encuentran con otros estudiantes de países diferentes al suyo. Así pueden experimentar cómo viven sus compañeros de estudio en sus países de origen y su punto de vista sobre las cuestiones que aparezcan en el día a día. El estudiante no solo gana el conocimiento propio del país de acogida, sino también de otros países y culturas.

En resumen, podemos decir que los estudiantes adquieren un conocimiento intercultural durante su estancia, además de la competencia lingüística que les permite un diálogo abierto y libre de prejuicios para comunicarse con personas de otros países y culturas.

Desarrollo Personal

Un curso de Idiomas sirve para propiciar el desarrollo de la propia persona. Cuando se sale al extranjero sin familia ni amigos, supone un gran desafío. Como hemos dicho anteriormente, el estudiante aprende a integrarse rápidamente en un entorno desconocido hasta ese momento. Esto ocurre por medio de la rápida evolución lingüística y la adaptación al país de acogida, que supone para el estudiante un orgullo. Compartir su vida con personas de otros países y afianzar amistades proporcionan una sensación muy grata para ellos que se convertirá más tarde en confianza en sí mismos e independencia.

Conclusión

Además, una vez lejos de sus amigos y familiares, un entorno diferente siempre supone una buena oportunidad para salir de la rutina y probar algo nuevo. Podría descubrir facetas de sí mismo que hasta entonces desconocía.