20/09/2016

Viajando sola a Teignmouth

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

img-20160717-wa0007Otro testimonio que nos ha llegado después de un verano genial en Inglaterra es de Sandra de 11 años que vive en Madrid. Pasó dos semanas en el bonito Teignmouth en la costa inglesa del sur. Nos cuenta de su profesora de inglés, los amigos que hizo y la gran variedad de actividades y excursiones. Mira lo que escribe sobre el tiempo inglés de tan mala fama.

Viajando sola al extranjero por primera vez

Todos los años voy a campamentos de verano, pero éste era el primer año que viajaba a fuera de España. Mis padres y yo nos decidimos por el de Teignmouth porque era el adecuado para mi edad.

El viaje a Inglaterra

El día de salida fue el 10 de julio y fuimos al aeropuerto de Barajas, donde habíamos quedado con nuestros acompañantes y el resto de participantes. Primero volamos hasta Munich y luego cogimos otro avión hasta Londres. Después fuimos en autocar hasta Teignmouth. El viaje se me hizo larguísimo y llegamos muy cansados, casi a las 2 de la madrugada. Nos alojamos en el colegio Trinity, con vistas al mar. Mi habitación era la número 7 y la compartía con Lara, que era alemana.

“Mi profesora era muy divertida”

Al día siguiente nos explicaron donde estaban las clases y nos presentaron a los profesores y monitores. Se hicieron dos grupos: pulsera roja y pulsera amarilla. Yo era pulsera roja, que significaba menor de trece años. Mi profesora era Kirsty era muy divertida y siempre hacíamos muchos juegos en clase. No se hacía nada pesado y no importaba madrugar aunque fuera verano. Mi monitor era Adrián, muy simpático y siempre pendiente de nosotros. En mi grupo había italianos, alemanes, franceses y también españoles. Ahora somos amigos y mantenemos el contacto por Whatsapp.

Después de las clases, íbamos al comedor. La comida estaba muy rica pero casi siempre era lo mismo y no había mucha variedad. Pizzas, hamburguesas, pasta… Yo comía unos bocadillos enormes y no pasé nada de hambre.

“No teníamos tiempo para aburrirnos”

img-20160707-wa0002Por las tardes había varias actividades, como town walk o paseo por la ciudad, piscina, deportes, talleres de manualidades. Cuando íbamos de paseo nos dejaban un tiempo libre para comprar y luego teníamos que volver al punto de encuentro. Yo compré muchos regalos para mi familia y mis amigos.

A veces había excursiones y yo hice la de Exeter y la de Jurassic Coast y Cornwall. Me encantaron los tres sitios.

Por las noches también había muchas actividades, muy divertidas todas. Me lo pasé muy bien con el karaoke, pero también disfruté con el desfile de moda y la casa encantada. Siempre había muchas cosas que hacer y no teníamos tiempo para aburrirnos.

El tiempo fue mejor de lo que esperaba y solamente llovió un día.

Después de dos semanas nos tocó regresar y me volví el 23 de julio. Me encantó la experiencia y no me importaría repetir.